¿Qué hacer cuando hay un niño con fiebre en casa?

La fiebre es el síntoma que preocupa a los Padres, dado que siempre lo asocian a una infección.

Pero existen causas no relacionadas a las infecciones (virales, exposición al sol, post vacunal, entre otras), que provocan elevación de la temperatura corporal.

La fiebre provoca: debilidad, dolor corporal, piel seca y caliente, aumento de la frecuencia respiratoria y cardiaca, excitación o depresión, disminución del volumen urinario; y en niños convulsiones.

El manejo de la fiebre debe ser sintomático, es conveniente incluir la aplicación de medios físicos como: el baño general con agua tibia, las bolsas plásticas con hielo en regiones inguinal y axilar.

Una tendencia universal de los Padres y Jóvenes Colegas, es iniciar el uso de antibióticos, aún sin tener causa diagnosticada.

El uso de antibióticos, sólo contribuye a enmascarar signos y síntomas importantes, modificar resultados de laboratorio y a complicar el cuadro inicial por sobreinfección bacteriana.

No se recomienda iniciar con antibióticos, en los casos donde sea evidente la etiología o en donde la vida del Paciente está amenazada.

Las razones que obligan a manejar un cuadro febril en niños, es la posibilidad de desencadenar convulsiones febriles.

Autora: Dra. Marisol Robayo
Médico Pediatra de Plan Vital